LA TRISTEZA DE ZELOTA

Martí Colom

Martí Colom
Editorial San Pablo
Madrid 2020

La carta de San Pablo a Filemón es una de las más breves del apóstol y que menos estudio ha tenido, y sin embargo marca claramente cuáles son las costumbres de aquellos tiempos y como san pablo sin negar las tradiciones y sin que pretendamos que diga lo que no dice, sin embargo, sí que hace que el Evangelio se aplique en determinadas circunstancias con un gran valor y dando sostén a lo que viven las personas. En ningún momento podemos hablar de que san Pablo hable en contra de la esclavitud, lo cual no tendría sentido en la cultura en la cual se mueve, pero lo que sí hace es utilizar el mensaje de Jesús para que el trato entre las personas se más digno.

Pues esa es la novedad de este libro que tenemos entre las manos, es una novela, pero no es al uso. Parte de la historia de Onésimo, y toda su evolución que podemos leer como relato que nos van descubrir diversos personajes que estuvieron presentes en su vida, pero de un modo especial, la vida de un esclavo dentro de las primeras comunidades cristianas.

En el relato de novela al autor le pierde un poco el tratar de mezclar los hechos novelados, con el mensaje de la carta de San Pablo, y tratar de mostrar como esos valores cristianos en cualquier situación vital se pueden aplicar, a la hora de leer una novela a veces eso pierde el hilo de la misma, lo cual no deja que sea entretenido el pensar como debió ser el trasfondo de las cartas que el apóstol Pablo escribió y la realidad de las personas que lo vivían.

Otro papel importante en la novela es el de las mujeres de un modo especial Apia, ella refleja la importancia que la mujer tiene en la primera comunidad cristiana, como son más propensas a escuchar la voz del Seños y dejarse guiar por esta voz que va mostrando los pasos que se deben seguir. A la iglesia siempre le fue bien cuando supo escuchar a las mujeres en sus comunidades.

Onésimo en definitiva es el reflejo del hombre que siente la presencia de Dios, y que sin embargo vive en muchas ocasiones su oscuridad. Representa a los hombres traicionados por sus hermanos, que toda su vida debe llevarla a cabo con el miedo de no saber que le deparará el mañana, y que llegado el momento desprecia incluso a aquellos que trataron de ayudarle haciendo el bien pero que al desaparecer lo dejaron de nuevo en la intemperie y bajo el frio odio de los hombres.

En definitiva, un buen libro para leer a la par que la carta de San Pablo a Filemón y hacernos a la idea de lo que pudo ser la vida de aquellas personas que aparecen en la carta.