Frate Francesco d’Assisi

Brufani E.-Menestò E.- Merlo G

Brufani E.-Menestò E.- Merlo G
Editorial Scrinium
Venecia 2015

Traemos a colación una obra magna, bellamente realizada, con una presentación cuidada, digna de una institución como es Scrinium que es la única forma de realizar una obra tan completa como la que presentamos.

Lo primero que debemos decir es que para la realización de esta obra se han rodeado de los mejores expertos franciscanos italianos del momento, no podía ser de otra manera si se quería llegar a la conclusión que la obra se merece. Entre los colaboradores Grado Merlo, Stefano Brufani, Felice Acrocca, Chiara Frugoni y un largo etcétera de colaboradores que aportan su visión del Hermano Francisco de Asís.

El libro está escrito en inglés e italiano, se trata de una obra que se presenta en diversas universidades y Centros de Estudios Superiores a lo largo de todo el mundo como no puede ser de otra manera, el Instituto Teológico de Murcia OFM se encuentra entre ellos.

Al enfrentarnos con la obra podíamos pensar que es una obra de “estantería” es decir una obra para ponerla en un lugar bello, pero no para leerla ni aprovecharla por aquellos que quieran profundizar en el estudio franciscano, es una tentación, pero desde luego una gran equivocación.

La obra la inicia André Vauchez, presentándonos el entorno histórico-cultural en el que nace Francisco de Asís y sobre todo la novedad que la minoridad franciscana aporta a la Iglesia y sobre todo la nueva espiritualidad que renueva la época medieval. No cabe duda que lo primero que debemos hacer es situarnos en el lugar geográfico  el Valle de la Umbría visto desde lo alto y así comprender como son las gentes que allí viven. Además, la necesidad de la presencia de los religiosos entre el pueblo superando la estabilidad de las grandes órdenes monacales y como gran novedad el deseo de ir entre infieles.

No vamos a descubrir a Grado Merlo, pero sí que descubrimos una lectura novedosa del  Franciscanismo que trajo san Francisco de Asís. Nos presenta las fuentes franciscanas como fuentes de la espiritualidad y lo principal que él resalta es el conocimiento que del mismo Francisco nos dan.

Stefano Brufani da un paso más y ya nos acercamos a los Hermanos menores presentados como la primavera eclesial que se necesitaba y como van evolucionando desde lo que es una mera intuición evangélica a llegar a ser una institución con una estructura clara.

Attilio Bartoli nos hablará de los escritos del hermano Francisco, treinta en total. Destacando la Carta al hermano León. No cabe duda que su latín no es perfecto y eso hace que sus escritos tengan cierto grado de “dureza” en las expresiones. Pero si debemos hablar de un gran escrito del hermano Francisco se trata de las Reglas, la primera no bulada y la segunda Regla bulada, el gran texto jurídico de la Orden naciente.

Pasamos a la parte mística o espiritual del hermano Francisco y será Enrico Menestò quien nos lleva desde la séquela Christi a la esperanza mística de las llagas. Parte de la pobreza como la mejor forma del encuentro con el Cristo pobre, para encontrarnos con el leproso y la dignidad del laico que busca el encuentro definitivo con Cristo, en definitiva, un recorrido por las Alabanzas al Dios Altísimo.

El siguiente texto que debemos cuidar en este recorrido del hermano Francisco y su experiencia de encuentro con el creador es el Cántico de las criaturas, se encarga Carlo Delcorno y lo presenta como la palabra nueva que nos trae el hermano Francisco.

El siguiente paso es ver como los hermanos se encuentran con la ciudad, y todo ello lo muestran las Fuentes franciscanas. De ello se encarga Antonio Rigoni haciendo un recorrido que parte de la novedad de Francisco del hacer frente al estar de los monasterios sin olvidar la presencia de los eremitorios tan importantes en la espiritualidad franciscana.  

Luigi Pellegrini nos lleva a mostrar la pobreza elegida de estar entre los últimos siendo últimos y llegar a los confines del mundo, desde Europa, los países árabes y la Europa oriental, todo el mundo conocido y abarcando las realidades sociales tanto políticas como universitarias.

Felice Acrocca nos presenta a un santo moderna que llega y es bien recibido por todos, sobre todo porque es un santo que se ve, con un testimonio claro, una vida religiosa que es nueva donde la fraternidad tiene un lugar privilegiado en el desarrollo de su experiencia de vida con los hermanos y con los hombres y mujeres de su tiempo.

Otro elemento importante en la vida del hermano Francisco es la fidelidad al Papa y será Elvio Lunghi quien nos introduzca en este camino, la relación con el Papa y los demás Papas como lo acogen y acogen a los hermanos y al llamado movimiento franciscano, resaltando de un modo especial a los hermanos menores que llegan a ser Papas, siempre en situaciones de crisis de la Iglesia y para encauzarla en el camino a veces un tanto desviado.

Chiara Frugoni, autora que no deja indiferente en su lectura, nos habla del adiós del hermano Francisco, su muerte y las exequias, se acompaña de una amplia colección de pinturas que ayudan a mostrar un tránsito que es relatado de diferente manera en las Fuentes dependiendo de lo que se quiera mostrar o como se quiera mostrar al hermano Francisco. Resalta el encuentro con Santa Clara y la comunidad de clarisas con el cuerpo ya sin vida de Francisco de Asís.

Roberto Rusconi muestra el papel de los hermanos franciscanos en el nuevo mundo, llegando a mostrar su relación con los indígenas y como los franciscanos construyen las primeras Recolecciones incluso antes que los mismos jesuitas. Como la evangelización llevó a la traducción a las lenguas indígenas del catecismo.

Termina la obra con una serie de índices muy interesantes y que ayudan a la utilización de tan gran obra. Resaltar que cada apartado esta enriquecido por un completo álbum fotográfico que enriquece cada uno de los apartados, y como no podía ser de otra forma son unas fotos cuidadas en los más mínimos detalles.

Una obra tan magna no puede acabar de otra forma que acompañada de tres documentos en formato original y en material similar al original que son la Carta del Papa Honorio III Solet Annuere con la que se aprueba la Regla de los Hermanos Menores, en pergamino y con el sello pontificio en plomo. La Cartula di Assisi con la bendición del hermano León y la Carta al Hermano León. Todas ellas conservadas los originales en Asís en la Basílica de San Francisco, en la Capilla de las Reliquias.

En definitiva, una obra magna que sirve como fuente del estudio del Franciscanismo y que hace posible el contemplar documentos que son copias exactas de los documentos originales, felicidades a los editores de semejante obra.