PARÁFRASIS DE LAS ORACIONES DE LA EUCARISTÍA. Reflexión y Oración

Pedro Ruiz Verdú OFM

Pedro Ruiz Verdú OFM
Editorial Espigas
Murcia 2020

Cuantas veces vamos a misa y escuchamos las oraciones de los sacerdotes y no les hacemos mucho caso, centramos nuestra atención en la lectura de la Palabra de Dios, y en el momento de la consagración y comunión y lo demás lo damos como parte de la celebración, pero no algo que nos mueva en nuestro interior.

El P. Pedro nos invita a vivir la celebración de la Eucaristía en su plenitud y darnos cuenta que las celebraciones de la Eucaristía no terminan en la iglesia sino que nos deben ayudar en nuestra vida diaria de cristianos a la hora de vivir nuestra fe.

Para ello, nos invita en este libro a leer las oraciones de la Eucaristía y para ello usa una estructura común, la oración colecta, la oración de las ofrendas y la oración después de la comunión. Las tres oraciones principales de la celebración.

El libro se inicia con un prefacio invitatorio del P. Rafael Sanz que nunca mejor dicho es una invitación a aprovechar este libro, no sólo tenerlo por tener sino para usarlo, para orar con él y celebrar la Eucaristía en su plenitud.

Cinco serán los capítulos dividido en Adviento, Navidad y Epifanía, con el regalo de invitarnos a meditar en las celebraciones de adviento pero sobre todo de las Eucaristías de Navidad en las que hay diversas misas y todas ellas tienen su reflexión.

El siguiente tiempo fuerte es Cuaresma y el Triduo Pascual. Si hemos orado con las oraciones en el tiempo de Cuaresma se observa que es un camino que nos lleva a vivir el tiempo de Amor, de muerte y Resurrección en su plenitud.

En la reflexión que el autor nos hace de las oraciones del Tiempo Pascual es un recuerdo que la obra del Padre no es otra sino la de fortalecer a los hijos más débiles para que también ellos disfruten de la victoria de Jesús como Pastor de la Iglesia.

Pasamos a los domingos del Tiempo Ordinario con un denominador común la reflexión en torno a la obra misericordiosa del creador que nos anima a ser capaces de acercarnos y ofrecerle en las ofrendas lo que somos, aunque seamos poca cosa, siempre seremos hijos suyos.

El libro termina con las oraciones de las fiestas de la Virgen, de San José y de los Santos. En estas oraciones están también las grandes solemnidades de la Iglesia como el Corpus, la Trinidad, Pentecostés. En todas las celebraciones no cabe duda que se hace presente el espíritu franciscano que nos lleva a reconocer en las oraciones la obra del Padre en nosotros, pobres hijos suyos, y sobre todo su misericordia que nos lleva a orar para contemplar el regalo de la salvación.            

En definitiva, un libro donde el P. Pedro nos invita a orar, a no desaprovechar un día de nuestra vida de fe para que descubramos la obra del Padre en nosotros y en nuestra vida siguiendo los pasos de la liturgia y haciendo vida esa liturgia que celebramos cada domingo.