Lorenzo de Brindis. Apóstol en las calles de Europa

Kuster, Niklaus

Kuster, Niklaus
Ed. Estudios Franciscanos
Madrid 2019

Siempre un libro de historia franciscana se agradece porque nos recuerda que ni todo acabó con san Francisco y Santa Clara, ni tampoco hay un vacío en la historia de la Orden que nos debe llevar a recordar de donde venimos.

Este libro es un repaso a la historia de un gran santo franciscano que vivió en el siglo XVI y supo aprovecharse, en el buen sentido de la palabra, de todos los momentos que se vivían en una Europa en expansión y en continuas reformas.

El autor, N. Kuster, prestigio historiador capuchino conoce a Lorenzo de Brindis en profundidad y usa este libro para recorrer la historia de la Orden Capuchina en Europa y como se va extendiendo aprovechando las situaciones y los grandes personajes a los que saben llegar, es una forma de extender la vida de una Orden, relativamente joven, en el mundo franciscano.

El autor presenta a un Lorenzo de Brindis ávido por el conocimiento y el saber, con una mente prodigiosa y sobre todo un hombre de oración. Nos recuerda para empezar la obra como la iconografía lo muestra muy al estilo capuchino con su larga barba, sus gestos ascéticos, pero, si bien es lo que en ocasiones trata de mostrarnos en este libro, sin embargo, Lorenzo fue un hombre de su tiempo, que no rechazo el conocimiento de las lenguas vernáculas ya que ellas le posibilitaban el poder llegar a más gente tanto en la predicación humilde como asesorando a los prohombres de la época.

El libro consta de tres partes, en la primera nos relata los años de la vida de san Lorenzo, como inicia su andadura con los conventuales en su región natal, pasa después a la casa sacerdotal de su tío en Venecia, donde se le abre un mundo de relaciones. Los capuchinos descubren el potencial de sabiduría y de espiritualidad que tiene y él se siente lleno de la espiritualidad de pobreza que observa en lo capuchinos de Venecia.

A partir del noviciado Lorenzo va creciendo y su sabiduría hace que cada vez lo tenga en mayor consideración. En primer lugar como formador de novicios y después Provincial y Ministro General. Antes de ello su presencia por Europa hará que los capuchinos se vayan extendiendo por Europa y de pequeñas y nimias comunidades lleguen a tener una presencia considerable en las grandes ciudades de Europa, donde saben conjugar la predicación y presencia en medio de las gentes con su asesoramiento a los nobles de la época.

Aprovecha el autor también para hablar de los centros de estudio que los capuchinos van teniendo por Europa donde ellos son los formadores principales, por un lado la necesidad de formación y la importancia que le dan es fundamental, pero a su vez eso agotará y limitará que la formación se extienda al quedarse excesivamente encerrados en sí mismos.

La segunda parte del libro nos habla de la espiritualidad de San Lorenzo de Brindis donde nos mostrará como esa espiritualidad nace de la vida de pobreza y de las homilías y actos de piedad que ellos extienden por Europa y principalmente les llevan a ganarse los favores de la nobleza y la escucha atenta del pueblo sencillo. La expansión del movimiento capuchino por el norte de Italia y de un modo especial por Austria le lleva a ser conocido como el apóstol de Europa, ya que no dudo en llevar la cruz en medio de situaciones muy adversas para el mundo cristiano.

Resalta de un modo muy interesante los escritos de Lorenzo donde esta espiritualidad se ve claramente marcada, destacar las Ordenaciones para los capuchinos de los Alpes, donde deja su impronta en lo que será la historia de los Capuchinos del norte de Italia, y desde ahí en todo el continente. En ellas se muestra claramente que no se trata únicamente de un conjunto de directrices de comportamiento, sino que hay impreso un estilo de vida, que es el suyo y que trata de hacer realidad en los hermanos que se van o se han instalado ya en la zona de los Alpes.

La tercera parte del libro pretende ser una puesta al día de la espiritualidad y la teología de Lorenzo de Brindis en el mundo actual capuchino, lo expresa en la carta del Ministro Provincial de Austria en el momento de la creación de la nueva Provincia.

Es una carta dirigida al mismo Lorenzo donde además de resaltar su vida hace que esta sea motivo de ejemplo para los hermanos que deben hacer posible esta nueva Provincia acordándose de la vid ay ejemplo en medio del pueblo, y de las dificultades que supuso y superó al instalarse por primera vez en aquellas tierras..

En definitiva un buen libro para conocer la historia capuchina de Europa y especialmente del norte de Italia y la zona austriaca y sobre todo para recuperar una figura franciscana como es la de Lorenzo de Brindis que nos debe inspirar por su teología y espiritualidad en los tiempos modernos.